viernes, 11 de marzo de 2016

Nueva versión de la app

A estas alturas os supongo enterados de que Groundspeak ha cambiado la filosofía de sus apps de geocaching para teléfonos.
En resumen: desaparecen las dos apps anteriores (la Intro, gratuita y con funciones limitadas, y la de pago, completa) y ambas convergen en una única app.
La nueva app, llamada "geocaching" a secas, con un nuevo logo, es gratuita y las funciones disponibles dependen de si se es usuario premium o no. Los usuarios premium tienen acceso a todas las funciones de la app y los no-premium, entre otras limitaciones, solo pueden ver cachés cercanos no-premium y de dificultad/terreno inferiores a 1.5/1. La lista de diferencias la podéis consultar en este enlace.
En resumen y por lo que hemos visto: Una gran noticia para los usuarios premium que no pagaron por la app oficial anterior (ahora llamada geocaching classic y con los días contados), y una mala noticia para los usuarios no-premium, que se van a topar con una app que apenas sirve para nada. Incluso para menos que con la antigua app gratuita.

viernes, 4 de marzo de 2016

Manteniendo

Hoy hemos aprovechado que teníamos que pasar cerquita de nuestros cachés "de ciudad" (si, en ciudad tenemos muy pocos escondidos) y hemos hecho mantenimiento (por cierto, una práctica que debería ser obligatoria para todos los que escondemos).

Hace mucha ilusión ver que uno de ellos (el sencillo multi Sputnik), sigue gozando de buena salud al cabo de cinco años escondido en el mismo lugar. Incluso conserva el mismo contenedor que, algo oxidado, queda incluso mejor camuflado. No hemos tenido más que cambiar el logbook, ya que el anterior (el tercero hasta ahora) ya estaba lleno y los tres últimos jugadores han firmado en una hojita de emergencia que amablemente dejó el equipo FamiliaGarciaCalvo. Ya lo vaticinaron Alfonso y Rosa (uno de los primeros equipos en firmarlo), cuando en su log dijeron "Tiene pinta de ir a durar mucho".

Y hablando de equipos... por aquella época eramos bastante novatos y otra cosa que también hace ilusión de estos cachés longevos es que al cabo del tiempo, no solo podemos poner cara a muchos de los que lo firmaron, sino que incluso podemos considerarlos buenos colegas. 

Los tres logbooks anteriores desde 2011