lunes, 28 de mayo de 2012

Fabricando Geokrets

Seguimos fabricando Geokrets. Más aún ahora que por fin han empezado a moverse y acumular kilómetros!

Homer Run, nuestro nuevo Geokret
antes de añadirle la etiqueta
Hay muchos sitios en internet donde nos explican cómo fabricar un objeto viajero y eso que es algo que no requiere un doctorado en física cuántica, precisamente. Todo se resume en encontrar un objeto, buscar la forma de engancharle una etiqueta con la información que lo identifica, registrarlo en la web y ponerlo en un caché. En un post anterior nos referíamos a un video que explica paso a paso cómo crear un Geokret.

En el caso de los Travel Bugs, la etiqueta nos viene de fábrica en forma de chapa de identificación con una cadena de bolitas, lista para usar. En el caso de los Geokrets, la etiqueta nos la tenemos que fabricar nosotros y lo habitual es imprimirla y plastificarla (para protegerla de la humedad, tan frecuente en los cachés). 

Aro en espiral
La forma más común de enganchar los Geokrets, por imitación a los Travel Bugs, son las cadenas de bolitas. Sin embargo, hay otros métodos. El mejor en nuestra opinión son los aros de acero en espiral que se usan en los llaveros. Tenemos un par de Geokrets con este sistema de enganche. Su desventaja es que al ser rígidos, no siempre es posible colocarlos.

En nuestro nuevo Geokret (Homer Run), estamos probando un sistema que no hemos visto previamente: las bridas de nylon (cable ties). Son baratas, muy resistentes y una vez cerradas son casi imposibles de abrir, aunque son extremadamente fáciles de cerrar. Así que para bloquear el cierre, hace falta añadir algún elemento adicional. Al principio probamos con una gota de adhesivo de cianocrilato (Loctite o similares) en el cierre, pero fue un error ya que ataca al nylon y lo vuelve quebradizo. Lo que finalmente resultó fue añadir un poco de adhesivo basado en resinas epoxy (tipo Araldite). Ahora habrá que esperar y ver cómo supera la prueba del tiempo...

La etiqueta de "Homer Run" sujeta con una brida de color verde

viernes, 18 de mayo de 2012

Vuelve Google Maps

Según han informado desde Groundspeak, a partir del próximo martes 22 con la actualización de la página de Geocaching.com, los usuarios Premium volverán a tener Google Maps disponible junto a todas las otras opciones que se habían implementado cuando se decidió prescindir de los servicios de Google. Todo ello sin aumento de coste de la suscripción.

Los usuarios que no son de pago, seguirán con la versión anterior o, para los más forofos de Google, con la utilización de los scripts que se desarrollaron para ver Google Maps en la página de Geocaching.

Personalmente, no nos importa mucho el cambio. Como ya dijimos en su momento, los mapas de OpenCycle nos gustan mucho más que los de Google y aunque al principio nos quejábamos de haber perdido la vista de satélite, lo cierto es que con aquel cambio nos percatamos de que la vista de satélite de Google no era tan esencial. Algún día hablaremos de ello en más detalle.


jueves, 17 de mayo de 2012

Energía solar de respaldo

Los aparatos capaces de utilizar baterías estándar (como todos los GPSr Garmin) tienen la ventaja de que, incluso en el lugar más apartado, se pueden proveer de un surtido de pilas por el camino. Por desgracia, muchos otros cacharros (cámaras, teléfonos…) no tienen esa posibilidad. En excursiones cortas, suele ser suficiente con cargar nuestros “gadgets” a tope el día antes, pero si se trata de una salida que se prolonga durante varios días sin acceso a tomas de corriente, puede ser conveniente llevar energía de respaldo.

Una solución son los paneles solares. Hemos probado unas cuantas de esas unidades, pero o bien resultaban demasiado grandes o no fueron muy versátiles. Y en todas las manejables, su capacidad de carga resultaba relativamente reducida. Ahora estamos probando una nueva que resuelve en parte esos problemas: la Freeloader Pro.
Imagen promocional del Freeloader Pro.
Arriba plegado y recargando un iPhone,
Abajo recargándose con sus paneles solares

Es una unidad pequeña, muy ligera y permite cargar casi cualquier gadget, gracias a un rango de carga de 4.5v a 9.5v y múltiples adaptadores a partir de una salida de tipo USB. Ya la hemos probado con baterías de cámaras, teléfonos  e incluso con el Garmin Montana del que hablábamos en una entrada anterior. El problema habitual de la relativamente pobre capacidad de carga de estas unidades se solventa en el Freeloader Pro ya que no carga los gadgets a partir de sus dos paneles solares, sino que éstos recargan una batería interna de litio, la cual se utiliza para recargar luego nuestros cacharritos electrónicos. Es decir, se almacena la energía en la unidad durante el día y así luego se recarga el gadget de turno cuando el sol se oculta.

El sistema funciona adecuadamente, pero tiene sus problemas. Lo primero es que no es fácil adaptar el Freeloader Pro a una mochila para que se vaya cargando durante una travesía (hay disponible paneles solares externos, pero son muy grandes). Lo segundo es que necesita estar unas 9 horas a pleno sol para cargarse completamente, lo que no es siempre factible. En cualquier caso, hay que recordar que estos sistemas no están pensados para utilizarlos como unidades de carga, sino como respaldo de emergencia para salir de un apuro ocasional. Un ejemplo: en el peor caso de los que hemos probado, con algo menos de un 75% de carga acumulada a trompicones (la unidad no se cargó de forma constante ya que el sol se ocultaba con frecuencia a lo largo del día, lo que reduce la eficiencia de la batería), el Freeloader Pro aún pudo recargar la batería de litio del Montana hasta un 25%. Suficiente para salir del paso.

El Freeloader Pro recargando el Garmin Montana
Se puede obtener más información en su web y se puede adquirir por internet (por ejemplo, en España en rsonline). Cuesta unos 75 € y hay una versión más económica (el Freeloader classic, por unos 40 €), aunque de prestaciones más limitadas.

jueves, 10 de mayo de 2012

Otro enlace recomendado: El blog de Juande

Como nos suele pasar, llevamos siendo seguidores de este blog desde hace mucho, pero una vez más se nos había pasado incluirlo en nuestro listado de enlaces recomendados.

No vamos a “descubrir” a casi nadie este blog, bien conocido y muy seguido, pero por si hay algún despistado, esto es lo que se va a encontrar: El blog de Juande, se dedica sobre todo a la descripción de rutas y excursiones, fundamentalmente de montaña. Pero como su bloguero es un geocacher experimentado y no desaprovecha la ocasión, las rutas que describe, además de merecer la pena por si mismas, casi siempre e indefectiblemente pasan cerca de algún caché. Añadamos a esto descripciones completas, cuidadas y bien ilustradas, y descubriremos por qué este blog resulta imprescindible para los que disfrutamos con el geocaching clásico de tupper y montaña.

Como diríamos en un logbook: TFTB (Thanks for the Blog) Juande!