jueves, 20 de octubre de 2011

Galileo, el "nuevo" GPS

La constelación de satélites Galileo en 2019?
Bueno, ¡pues ya ha llovido desde que por 2003 empezaramos a oír hablar de crear un sistema GPS europeo! Y hoy por fin lanzan los dos primeros satélites de la constelación Galileo, que deberá contar con 27 activos y dar servicio completo en 2019 (en 2014 empezarían en pruebas). La verdad, no me creo mucho las fechas que dan, porque el proyecto ya ha sufrido innumerables retrasos. Hubo un momento incluso en que se habló de abandonarlo.

Pero vamos a lo práctico: La ventaja de la nueva constelación para nosotros los geocacheros, es que en principio será compatible con las aplicaciones civiles actuales de GPS. Al menos en teoría, contar con el doble de satélites disponibles sobre nuestras cabezas puede implicar una mayor exactitud (siempre que su geometría sea buena, claro). Dicho sea de paso, eso le gustará a algunos pero también puede estropear la diversión para otros, quienes disfrutan más con el actual margen de error y la consiguiente búsqueda "analógica"...

Mientras tanto, el sistema GPS que nos ofrecen los satélites USA tiene planeado completar su programa de actualización mucho antes. De hecho, llevan renovando la constelación constantemente y desde 2005 hay 7 nuevos y funcionando, y de aquí a 2014 hay previstos 10 nuevos lanzamientos. Y menos mal, porque si tuviéramos que esperar a que Galileo esté en marcha...

jueves, 6 de octubre de 2011

Los comienzos del geocaching

Como ya sabéis, tenemos una cierta predilección por los "cachés con solera". Si compartes ese interés, seguro que te gustará echar un vistazo a esta reliquia: parte del vídeo en el que Dave Ulmer mostraba la creación del primer geocaché (entonces llamado "stash" y el geocaching "GPS Stash Hunt"), colocado el 3 de Mayo de 2000 en un lugar de Portland (Oregon).


El sitio en la actualidad ya no tiene el caché original, sino una placa conmemorativa (caché GCGV0P), de cuya colocación en septiembre de 2003 también hay un vídeo que os mostramos a continuación. En él se supone que encuentran, bastante deteriorado, uno de los primeros objetos de intercambio: una lata de judías (frijoles), también conocida en el mundo del geocaching como la famosa OCB (Original Can of Beans).


Es curioso constatar que aquel primer geocaché incumplía dos de las normas actuales (que por cierto, se siguen incumpliendo): no enterrar el caché y no poner comida.